Descubriendo el patrimonio europeo en las residencias reales

Ir a los contenidos

Idiomas

Contenidos

Coudenberg, Antiguo Palacio de Bruselas

www.coudenberg.com

Presentación

En la Edad Media, un imponente palacio real dominaba Bruselas desde el Monte Coudenberg. Fue destruido por el fuego en la noche del 3 de febrero de 1731, y durante cuarenta años sus ruinas se conocían como la "Corte quemada". A finales del siglo XVIII, se allanó el terreno para construir las nuevas Dependencias Reales. Sin embargo, algunos de los restos, que quedaron muy bien conservados bajo tierra, fueron casi olvidados por Bruselas…

Durante las excavaciones realizadas a lo largo de décadas, se descubrieron estos vestigios del palacio, con los que se creó un emplazamiento arqueológico. Hoy, el emplazamiento contiene distintas zonas de los cuarteles generales de origen del palacio: los sótanos de las zonas de habitaciones y los que se hallan bajo el Aula Magna (Sala de banquetes), construidos por Felipe el Bueno, Duque de Burgundy; el sótano bajo la capilla que se construyó por orden de Carlos V, parte de la Rue Isabelle al oeste del palacio, y los restos del Palacete de Hoogstraeten, hotel del Conde, con su elegante galería gótica. Algunas de las estructuras subterráneas siguen en pie y conforman los cimentos de los edificios neoclásicos de la Plaza Real.

La influencia de Coudenberg

El Palacio de Coudenberg fue sin duda el punto de partida fundamental para el desarrollo de la Ciudad de Bruselas. Las principales personalidades que lo habitaron se aseguraron de que el nombre y la fama de Bruselas se extendieran por todo el mundo. Cuando, a finales del siglo XVII, se decidió construir la Plaza Real encima de sus ruinas, la ciudad empezó a crecer literalmente por debajo del palacio.

A imagen de las tradiciones artísticas de otras plazas reales europeas construidas en la misma época, la Plaza Real ejerció una gran atracción sobre los gobernantes europeos. Los gobernadores de los Países Bajos austriacos se instalaron en un hotel renovado en la plaza que sigue parcialmente en pie hoy en día. En el siglo XIX, los dirigentes holandeses y más adelante los belgas fijaron su residencia en el corazón del "Barrio Real". Esto llevó a una extensión gradual de la Plaza des Palais y del Palacio Real. Los edificios del Parlamento se erigieron al otro lado del parque real, antiguo coto de caza del Palacio de Coudenberg. Así fue como el Barrio Real se afirmó como un centro de poder.

El emplazamiento arqueológico y el Museo Coudenberg están gestionados por el "Palacio de Carlos Quinto asfl", una asociación fundada bajo los auspicios de la Región de Bruselas Capital y de la Ciudad de Bruselas. Hoy, esta asociación sin fin de lucro trabaja en estrecha colaboración con el Museo BELvue (Museo Belga de Historia, con acceso al emplazamiento arqueológico), el Palacio Real, el Palacio de las Academias, el Palacio de Carlos de Lorena y la Plaza Info Bruselas (BIP) para colocar a este importante patrimonio en el lugar que merece en la historia cultural de Bélgica y Europa.

Logo Palacio Coudenberg

  • coudenberg 1
  • coudenberg 2
  • coudenberg 3
  • coudenberg 4